Diócesis de Celaya
Noticias de hoy :

Reciba todas nuestras noticias via Facebook. haga click en el boton ME GUSTA ubicado abajo...

Accede a Diocesis de Celaya

Ultimas noticias

El Papa nombra nuevo obispo auxiliar en Caracas

Enviado por Victorino Alvarez Tena el jueves, 17 de abril de 2014 | 6:55


José Trinidad Fernández Angulo, rector del seminario mayor Santa Rosa de Lima


Ciudad del Vaticano, 17 de abril de 2014 (Zenit.org) Redacción | 0 hits


El Papa ha nombrado obispo auxiliar de la archidiócesis de Caracas, Venezuela, a José Trinidad Fernández Angulo, sacerdote de la archidiócesis de Mérida y Rector del Seminario Mayor "Santa Rosa de Lima" en Caracas, asignándole la sede titular de Cerenza.


José Trinidad Fernández Angulo nació el 24 de mayo de 1964 en la ciudad de Mérida y allí fue ordenado presbítero el 30 de julio de 1989. Realizó los estudios en el Seminario Menor de la archidiócesis de Mérida y después pasó al Seminario Mayor para el trienio filosófico. Para los estudios teológicos acudió al Instituto Universitario Eclesiástico "Santo Tomás de Aquino" en la diócesis de San Cristóbal. Más tarde obtuvo la licenciatura en filosofía en la Universidad Gregoriana de Roma.


En la archidiócesis de Mérida fue profesor en el Seminario Menor, asesor arquidiocesano para la pastoral juvenil y vocacional, director de Estudios del Seminario Mayor y vicedirector del mismo.


Mientras que en la archidiócesis de Caracas ha desempeñado los siguientes encargos: vicedirector del Seminario San José, vicedirector para filosofía del seminario mayor Santa Rosa de Lima, director para la investigación de la Universidad Santa Rosa de Lima, Formador y después vicedirector del seminario mayor Santa Rosa de Lima y, desde el 2009, es rector del mismo.



(17 de abril de 2014) © Innovative Media Inc.


Refugiados sirios en Jordania viven Semana Santa con la esperanza de ver al Papa Francisco



Imagen: Vardion / Wikimedia Commons (CC-BY-SA-3.0)


Imagen: Vardion / Wikimedia Commons (CC-BY-SA-3.0)



ROMA, 17 Abr. 14 / 04:25 am (ACI/EWTN Noticias ).- El director de Cáritas Jordania, Wael Suleiman, explica las dificultades y los desafíos con los que viven a diario los 20 mil refugiados cristianos de Siria que tiene a su cargo, y cómo vivirán la Semana Santa lejos de sus hogares.


En declaraciones a la agencia vaticana Fides, Suleiman explica que los refugiados “siguen aumentando y se preparan para vivir una Pascua marcada por el desánimo y el cansancio espiritual”. “Habíamos pensado celebrar liturgias para los refugiados sirios de fe católica”, explicó, “pero nos dimos cuenta que no tenían el estado de ánimo apropiado. Ellos prefieren participar en las celebraciones en las parroquias de Jordania, en medio de los fieles de aquí”.


“Están cansados, resignados, y no están interesados en liturgias y celebraciones reservadas para ellos, que les recordarían su condición de desplazados y el sufrimiento que han experimentado. Esperan con esperanza, esto sí, la llegada del Papa Francisco a Jordania”.


En el programa de la visita está previsto que el Papa se reúna con algunos de ellos en Betania, más allá del Jordán, cerca del lugar del bautismo de Jesús”.


El director de Cáritas Jordania confirmó a Fides el aumento progresivo de los cristianos en la multitud de refugiados sirios presentes en el Reino Hachemita: “No es como al principio, cuando entre las primeras oleadas de refugiados no había cristianos. Ahora, dijo Suleiman, “son más de 20.000. Un número pequeño en comparación con la masa de un 1.300.000 refugiados sirios que según datos del gobierno están alojados en Amman, Jordania”.


Suleiman señaló que “difícilmente se pueda esperar que los cristianos que huyeron de Siria regresen al termino de la guerra. Esto significa que en algunas ciudades, como Homs y Aleppo, muchos barrios cristianos permanecerán vacíos de sus habitantes por un largo tiempo”.


Mientras tanto, se espera para fines de abril, la apertura de nuevas áreas en el campo de refugiados de Al-Azraq, que tendrán capacidad para 130.000 refugiados, convirtiéndose en el campo más grande realizado hasta ahora en toda la región para dar cabida a niños, mujeres y hombres que huyen del conflicto en Siria. En al-Azraq los refugiados serán alojados en casas prefabricadas en lugar de tiendas.


El primer gran campo de Zaatari se transformó con el tiempo en una “ciudad provisional” con centros de salud, escuelas y un campo de fútbol. “Esta transformación de los campos en lugares menos precarios”, señala el director de Caritas Jordania, “es un signo elocuente: nadie puede predecir cuánto tiempo permanecerán los refugiados sirios fuera de su patria”.


Etiquetas: Siria, violencia, Jordania, Semana Santa



Francisco: La alegría sacerdotal tiene su fuente en el Amor del Padre


Texto completo de la homilía de la misa crismal de Jueves Santo


Ciudad del Vaticano, 17 de abril de 2014 (Zenit.org) Redacción | 5 hits


El Santo Padre ha presidido esta mañana, en la Basílica de San Pedro, la Santa Misa Crismal, liturgia que se celebra hoy en todas las catedrales del mundo.


Publicamos a continuación la homilía del Santo Padre:


Queridos hermanos en el sacerdocio.

En el Hoy del Jueves Santo, en el que Cristo nos amó hasta el extremo (cf. Jn 13, 1),


hacemos memoria del día feliz de la Institución del sacerdocio y del de nuestra propia ordenación sacerdotal. El Señor nos ha ungido en Cristo con óleo de alegría y esta unción nos invita a recibir y hacernos cargo de este gran regalo: la alegría, el gozo sacerdotal. La alegría del sacerdote es un bien precioso no sólo para él sino también para todo el pueblo fiel de Dios: ese pueblo fiel del cual es llamado el sacerdote para ser ungido y al que es enviado para ungir.


Ungidos con óleo de alegría para ungir con óleo de alegría. La alegría sacerdotal tiene su fuente en el Amor del Padre, y el Señor desea que la alegría de este Amor “esté en nosotros” y “sea plena” (Jn 15,11). Me gusta pensar la alegría contemplando a Nuestra Señora: María, la “madre del Evangelio viviente, es manantial de alegría para los pequeños” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 288), y creo que no exageramos si decimos que el sacerdote es una persona muy pequeña: la inconmensurable grandeza del don que nos es dado para el ministerio nos relega entre los más pequeños de los hombres. El sacerdote es el más pobre de los hombres si Jesús no lo enriquece con su pobreza, el más inútil siervo si Jesús no lo llama amigo, el más necio de los hombres si Jesús no lo instruye pacientemente como a Pedro, el más indefenso de los cristianos si el Buen Pastor no lo fortalece en medio del rebaño. Nadie más pequeño que un sacerdote dejado a sus propias fuerzas; por eso nuestra oración protectora contra toda insidia del Maligno es la oración de nuestra Madre: soy sacerdote porque Él miró con bondad mi pequeñez (cf. Lc 1,48). Y desde esa pequeñez asumimos nuestra alegría. Alegría en nuestra pequeñez.

Encuentro tres rasgos significativos en nuestra alegría sacerdotal: es una alegría que nos unge (no que nos unta y nos vuelve untuosos, suntuosos y presuntuosos), es una alegría incorruptible y es una alegría misionera que irradia y atrae a todos, comenzando al revés: por los más lejanos.

Una alegría que nos unge. Es decir: penetró en lo íntimo de nuestro corazón, lo configuró y lo fortaleció sacramentalmente. Los signos de la liturgia de la ordenación nos hablan del deseo maternal que tiene la Iglesia de transmitir y comunicar todo lo que el Señor nos dio: la imposición de manos, la unción con el santo Crisma, el revestimiento con los ornamentos sagrados, la participación inmediata en la primera Consagración... La gracia nos colma y se derrama íntegra, abundante y plena en cada sacerdote. Diría ungidos hasta los huesos... y nuestra alegría, que brota desde dentro, es el eco de esa unción.

Una alegría incorruptible. La integridad del Don, a la que nadie puede quitar ni agregar nada, es fuente incesante de alegría: una alegría incorruptible, que el Señor prometió, que nadie nos la podrá quitar (cf. Jn 16,22). Puede estar adormecida o taponada por el pecado o por las preocupaciones de la vida pero, en el fondo, permanece intacta como el rescoldo de un tronco encendido bajo las cenizas, y siempre puede ser renovada. La recomendación de Pablo a Timoteo sigue siendo actual: Te recuerdo que atices el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos (cf. 2 Tm 1,6).

Una alegría misionera. Este tercer rasgo lo quiero compartir y recalcar especialmente: la alegría del sacerdote está en íntima relación con el santo pueblo fiel de Dios porque se trata de una alegría eminentemente misionera. La unción es para ungir al santo pueblo fiel de Dios: para bautizar y confirmar, para curar y consagrar, para bendecir, para consolar y evangelizar.

Y como es una alegría que solo fluye cuando el pastor está en medio de su rebaño (también en el silencio de la oración, el pastor que adora al Padre está en medio de sus ovejitas) es una “alegría custodiada” por ese mismo rebaño. Incluso en los momentos de tristeza, en los que todo parece ensombrecerse y el vértigo del aislamiento nos seduce, esos momentos apáticos y aburridos que a veces nos sobrevienen en la vida sacerdotal (y por los que también yo he pasado), aun en esos momentos el pueblo de Dios es capaz de custodiar la alegría, es capaz de protegerte, de abrazarte, de ayudarte a abrir el corazón y reencontrar una renovada alegría.

“Alegría custodiada” por el rebaño y custodiada también por tres hermanas que la rodean, la cuidan, la defienden: la hermana pobreza, la hermana fidelidad y la hermana obediencia.

La alegría sacerdotal es una alegría que se hermana a la pobreza. El sacerdote es pobre en alegría meramente humana ¡ha renunciado a tanto! Y como es pobre, él, que da tantas cosas a los demás, la alegría tiene que pedírsela al Señor y al pueblo fiel de Dios. No se la tiene que procurar a sí mismo. Sabemos que nuestro pueblo es generosísimo en agradecer a los sacerdotes los mínimos gestos de bendición y de manera especial los sacramentos. Muchos, al hablar de crisis de identidad sacerdotal, no caen en la cuenta de que la identidad supone pertenencia. No hay identidad –y por tanto alegría de ser– sin pertenencia activa y comprometida al pueblo fiel de Dios (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 268). El sacerdote que pretende encontrar la identidad sacerdotal buceando introspectivamente en su interior quizá no encuentre otra cosa que señales que dicen “salida”: sal de ti mismo, sal en busca de Dios en la adoración, sal y dale a tu pueblo lo que te fue encomendado, que tu pueblo se encargará de hacerte sentir y gustar quién eres, cómo te llamas, cuál es tu identidad y te alegrará con el ciento por uno que el Señor prometió a sus servidores. Si no sales de ti mismo el óleo se vuelve rancio y la unción no puede ser fecunda. Salir de sí mismo supone despojo de sí, entraña pobreza.

La alegría sacerdotal es una alegría que se hermana a la fidelidad. No principalmente en el sentido de que seamos todos “inmaculados” (ojalá con la gracia lo seamos) ya que somos pecadores, pero sí en el sentido de renovada fidelidad a la única Esposa, a la Iglesia. Aquí es clave la fecundidad. Los hijos espirituales que el Señor le da a cada sacerdote, los que bautizó, las familias que bendijo y ayudó a caminar, los enfermos a los que sostiene, los jóvenes con los que comparte la catequesis y la formación, los pobres a los que socorre... son esa “Esposa” a la que le alegra tratar como predilecta y única amada y serle renovadamente fiel. Es la Iglesia viva, con nombre y apellido, que el sacerdote pastorea en su parroquia o en la misión que le fue encomendada, la que lo alegra cuando le es fiel, cuando hace todo lo que tiene que hacer y deja todo lo que tiene que dejar con tal de estar firme en medio de las ovejas que el Señor le encomendó: Apacienta mis ovejas (cf. Jn 21,16.17).

La alegría sacerdotal es una alegría que se hermana a la obediencia. Obediencia a la Iglesia en la Jerarquía que nos da, por decirlo así, no sólo el marco más externo de la obediencia: la parroquia a la que se me envía, las licencias ministeriales, la tarea particular... sino también la unión con Dios Padre, del que desciende toda paternidad. Pero también la obediencia a la Iglesia en el servicio: disponibilidad y prontitud para servir a todos, siempre y de la mejor manera, a imagen de “Nuestra Señora de la prontitud” (cf. Lc 1,39: meta spoudes), que acude a servir a su prima y está atenta a la cocina de Caná, donde falta el vino. La disponibilidad del sacerdote hace de la Iglesia casa de puertas abiertas, refugio de pecadores, hogar para los que viven en la calle, casa de bondad para los enfermos, campamento para los jóvenes, aula para la catequesis de los pequeños de primera comunión.... Donde el pueblo de Dios tiene un deseo o una necesidad, allí está el sacerdote que sabe oír (ob-audire) y siente un mandato amoroso de Cristo que lo envía a socorrer con misericordia esa necesidad o a alentar esos buenos deseos con caridad creativa.

El que es llamado sea consciente de que existe en este mundo una alegría genuina y plena: la de ser sacado del pueblo al que uno ama para ser enviado a él como dispensador de los dones y consuelos de Jesús, el único Buen Pastor que, compadecido entrañablemente de todos los pequeños y excluidos de esta tierra que andan agobiados y oprimidos como ovejas que no tienen pastor, quiso asociar a muchos a su ministerio para estar y obrar Él mismo, en la persona de sus sacerdotes, para bien de su pueblo.

En este Jueves Santo le pido al Señor Jesús que haga descubrir a muchos jóvenes ese ardor del corazón que enciende la alegría apenas uno tiene la audacia feliz de responder con prontitud a su llamado.

En este Jueves Santo le pido al Señor Jesús que cuide el brillo alegre en los ojos de los recién ordenados, que salen a comerse el mundo, a desgastarse en medio del pueblo fiel de Dios, que gozan preparando la primera homilía, la primera misa, el primer bautismo, la primera confesión... Es la alegría de poder compartir –maravillados– por vez primera como ungidos, el tesoro del Evangelio y sentir que el pueblo fiel te vuelve a ungir de otra manera: con sus pedidos, poniéndote la cabeza para que los bendigas, tomándote las manos, acercándote a sus hijos, pidiendo por sus enfermos... Cuida Señor en tus jóvenes sacerdotes la alegría de salir, de hacerlo todo como nuevo, la alegría de quemar la vida por ti.

En este Jueves sacerdotal le pido al Señor Jesús que confirme la alegría sacerdotal de los que ya tienen varios años de ministerio. Esa alegría que, sin abandonar los ojos, se sitúa en las espaldas de los que soportan el peso del ministerio, esos curas que ya le han tomado el pulso al trabajo, reagrupan sus fuerzas y se rearman: “cambian el aire”, como dicen los deportistas. Cuida Señor la profundidad y sabia madurez de la alegría de los curas adultos. Que sepan rezar como Nehemías: “la alegría del Señor es mi fortaleza” (cf. Ne 8,10).

Por fin, en este Jueves sacerdotal, pido al Señor Jesús que resplandezca la alegría de los sacerdotes ancianos, sanos o enfermos. Es la alegría de la Cruz, que mana de la conciencia de tener un tesoro incorruptible en una vasija de barro que se va deshaciendo. Que sepan estar bien en cualquier lado, sintiendo en la fugacidad del tiempo el gusto de lo eterno (Guardini). Que sientan, Señor, la alegría de pasar la antorcha, la alegría de ver crecer a los hijos de los hijos y de saludar, sonriendo y mansamente, las promesas, en esa esperanza que no defrauda.



(17 de abril de 2014) © Innovative Media Inc.


¿Cómo es la Pascua según los niños?


EDITORIAL ROJO ACONTECER


CONSTA DE 5 PORTALES DE NOTICIAS, PODCAST, Y UN ESPACIO EN TV POR INTERNET ALTERNATIVA TV.COM.MXMI DESEO ES DAR A CONOCER A OTROS LA IMPORTANCIA DE FORTALECER LA FE Y EL MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO



Santa Kateri Tekakwitha


Esta indígena, primera canonizada, por amor a Cristo contravino las leyes de su tribu, aunque por ello fuera a perder la vida. Con san Francisco es patrona de la naturaleza


Madrid, 17 de abril de 2014 (Zenit.org) Isabel Orellana Vilches | 0 hits


Esta primera indígena canonizada, conocida como «El lirio de los Mohawks», nació en Ossernenon, estado de Nueva York, en 1656. Su padre pertenecía a la tribu Mohawk de la cual era jefe, y su madre a la Algonquin. La familia la completaba un hermano varón. Los tres murieron en 1660 a consecuencia de una epidemia de viruela que atacó ferozmente a todo el pueblo, diezmándolo. Kateri también contrajo la enfermedad que respetó su vida, pero le desfiguró el rostro y le afectó a la vista. Una vez arrasada la aldea, que fue pasto de las llamas, se trasladó a Kahnawake y quedó bajo la tutela de dos tíos y una tía que no tenían descendencia. Uno de estos familiares no ocultaba su desprecio por la religión. La llamaban Tekakwitha por su significado: «la que pone las cosas en orden», nombre que se ganó con su eficiente trabajo sirviendo a la esposa del tío que la acogió en su casa.


En los pocos años que convivió con su madre Tagaskouita –que había conocido el catolicismo antes de ser raptada y obligada a desposarse tras una guerra entre clanes tribales–, le habló de Dios. Ella sufrió la hostilidad de su marido, que era pagano, y su inquina hacia los religiosos jesuitas. Y vivió apenada por ver a sus hijos maniatados y sin libertad de decisión para optar por el credo católico. Pero mantuvo firme su fe contra viento y marea. Kateri recordaba canciones religiosas que su madre sabía, y que entonaban juntas en casa de sus parientes. En 1667 unos jesuitas fueron huéspedes de su tío y, aprovechando que tenía en sus manos la misión de atenderles, pudo profundizar en ese Dios amor que le bullía dentro porque ellos le hablaban de Jesús y de María. Sin embargo, no tuvo ocasión de confiarse y manifestar cuán grandes eran sus deseos de ser bautizada. Pero en 1674 otro de los jesuitas que había fundado la misión de San Pietro en Caughuawaga, el P. James de Lamberville, llegó a su tribu para evangelizar. Y Kateri vio el momento de cumplir su ardiente anhelo de convertirse en cristiana. De hecho, aunque sus tíos la prometieron a un joven guerrero, había rehusado casarse con él porque algo había en su interior, que no sabía descifrar, y que la empujaba a cumbres más altas. La ruptura del acuerdo establecido hacia años causó gran conmoción en su entorno y la mayor parte de la tribu no se lo perdonó.


Una oportuna lesión en el pie le permitió abrir su corazón al jesuita en casa de su tío, y pedirle secretamente la gracia del bautismo. Le explicó que su madre y la amiga de ella, Anastasie Tegonhatsihongo, al ser cristianas le habían enseñado algunos principios de fe, pero tenía sed de profundizar en ellos. No había dado antes este paso por temor a su familia. El sacerdote constató que Kateri no era precisamente una párvula del amor divino, sino que en la joven latían fuertemente virtudes que conforman la santidad; es decir, que el Espíritu Santo estaba actuando dentro de ella conduciéndola por el sendero de la perfección. Y en la Pascua de 1676, siempre en medio de gran cautela, la bautizó en la misión de San Pedro, cercana a la aldea. En ese momento le dieron el nombre de Kateri (Catalina). La decisión tomada por la joven atrajo la hostilidad de la gente. Fue objeto de insultos e incluso vio amenazada su vida. Cuando el P. Lamberville se percató de que la situación que rodeaba a la muchacha era insostenible, se ocupó de sacarla de allí. Anastasie se encontraba ya en la conocida pradera de la Magdeleine en Nueva Francia, más allá del río san Lorenzo, y la esperaba con los brazos abiertos. En 1677 Kateri huyó abandonando a su tío con la ayuda de unos amigos. Logró llegar a la misión aunque para ello había tenido que recorrer más de 300 km. caminando por el bosque. Los jesuitas la consideraron un tesoro. Anastasie la instruyó en la fe y logró materializar su sueño de entregarse a la oración y a la penitencia. Le horrorizaba el pecado y se flagelaba sin compasión afligida por las faltas que hubiera podido cometer.


Convirtió los campos de maíz en el escenario ideal para rezar el rosario burlando los rigores climatológicos, sin tener en cuenta el esfuerzo que ello suponía. Mientras, en las riberas del río hacía cruces de madera. Para no importunar a quienes le daban cobijo, y llevada de su gran amor a la Eucaristía y a Jesús crucificado, se mantenía discretamente cercana a la capilla, esperando su apertura desde la madrugada. Luego permanecía allí hasta que culminaba la última misa que se oficiaba. En 1677, año en el que recibió la primera comunión, la misión de San Francisco Javier se trasladó a Sault St. Louis, cerca de Montreal en Canadá. En 1678 conoció a Marie-Thérèse TekaiaKentha, que se había convertido al catolicismo, compartiendo ambas similares anhelos de penitencia. Todo lo realizaban en común bajo la atenta mirada de su director espiritual, el P. Pierre Cholenec. En 1679 Kateri emitió su voto de virginidad, una decisión que tenía un peso importante al proceder de una persona aborigen. Con ella dio un gran testimonio. Después de visitar un convento de religiosas en Montreal consultó si podría poner en marcha una fundación con algunas amigas, pero su confesor le hizo ver que no estaba preparada para tal empresa. Su misión fue catequizar a los niños y prestar impagable ayuda a los enfermos y ancianos; todo ello sin dejar de mortificarse. Su débil organismo no resistió tantos envites, pese a que el P. Cholenec había tenido que poner coto a sus excesos porque se temía lo peor. Y así fue. Al final, contrajo una tuberculosis que segó su vida el 17 de abril de 1680, cuando tenía 24 años. Sus últimas palabras fueron: «¡Jesús, te amo!». La muerte liberó su rostro de las huellas de la viruela. En todo momento había dado pruebas de fe, esperanza y caridad. Fue heroica en su paciencia, resignación y alegría en el sufrimiento. Juan Pablo II la beatificó el 22 de junio de 1980, y Benedicto XVI la canonizó el 21 de octubre de 2012. Junto a san Francisco de Asís se la considera patrona de la naturaleza y de la ecología.



(17 de abril de 2014) © Innovative Media Inc.


Sor Cristina, la monja cantante, emociona por segunda vez


Las Uvas del Lagar


Uvas del Lagar es un programa de radio de la Parroquia Espíritu Santo de El Talar en el Partido de Tigre, Buenos Aires, Argentina, de contenidos católicos.



LIVE Misa Crismal con el Papa Francisco


Orden Franciscana Seglar en Mexico


La Orden Franciscana Seglar en México se encuentra integrada por más de 3,000 fraternidades distribuidas por todo el país yen donde su carisma es vivir el Evangelio al estilo de San Francisco de Asís. Forma parte de una estructura mundial, presidida por el Consejo Internacional de la OFS en más de 120 paises.Aprobada por la Iglesia Católica desde elsiglo XIII, tiene su fundador como grupo de Hermanos de Penitencia, en San Francisco de Asís en 1221.Sitio web: http://ift.tt/1il2aSH



Maria Ana de Jesús Navarro, Beata

Martirologio Romano: En Madrid, en España, beata María Ana de Jesús Navarro de Guevara, virgen, la cual, después de superar la oposición de su padre, recibió el hábito de la Orden de Nuestra Señora de la Merced, dedicándose a la vida de oración, penitencia y ayuda a pobres y afligidos.

( 1624)

Etimológicamente: Mariana = Aquella consagrada a la virgen María, es de origen latino.


Fecha de beatificación: 25 de mayo de 1784 por el Papa Pío VI.



La extática y maravillosa virgen Maria Ana de Jesús, nació en Madrid el 21 de enero de 1565, de muy noble e ilustre linaje. Su padre Luis Navarro Ladrón de Guevara servia en la corte del rey don Felipe III.

Cuando llevaban en brazos a la iglesia aquella santa niña, notaban que al tiempo de alzar la Hostia y el Cáliz se que daba arrobada; y cuando apenas sabía andar por sus pies, buscaba algún lugar recogido de su casa; y allí la veían puesta en oración delante de una imagen de nuestro Señor crucificado, bañados los ojos en lágrimas o cercado su rostro de resplandores.


Gozaba de la presencia visible de su Ángel custodio; y platicaba de la beatísima Trinidad, de la Encarnación del Verbo, y de la adorable Eucaristía, que son los más inefables Misterios de nuestra divina Religión, como de cosas que más parecía entenderlas que creerlas.


Recibió la primera comunión en edad muy temprana, y cada vez que tomaba el Pan de los ángeles, parecía transformarse en un ángel que gozaba de Dios. Mas, ¿quién no se espantará ahora de las durísimas pruebas por que hubo de pasar esta alma angelical?.


Muy presto tuvo en lugar de madre una madrastra de condición asperísima, que la afligía sobremanera, y no le iba el padre a la mano tanto como debiera, especialmente cuando la santa doncella hizo voto de perpetua virginidad, contra la voluntad del padre que quería casarla.


Era ella, de gentil disposición y muy hermosa. Se cortó un día con las tijeras la rubia cabellera, pensando que así se entibiaría el amor del que la pretendiera por esposa. Entonces fue cuando su padre y su madrastra salieron de sí y cargaron sobre ella una tempestad de injurias y golpes, con tanto enojo y crueldad, como si fueran verdugos de su hija mártir. Cuando cesaron los malos tratos, Dios permitió que su sierva se viese todo los instantes del día fieramente atormentada por torpísimas imaginaciones y tentaciones las cuales le duraron once años, y a todo esto se añadían penosísimas enfermedades y agudísimos dolores, que acrisolaron como el oro su invencible paciencia.


Dejó al fin la casa de sus padres, y con la aprobación del venerable Fray Juan Bautista, que era su confesor, y fue el fundador de los Mercedarios descalzos, se labró una celdilla junto a la ermita de santa Bárbara, y recibió después el hábito de nuestra Señora de la Merced de manos del Maestro general de la orden: y en aquella pobrísima casa la visitaban hasta los príncipes, porque era muy grande la fama de sus arrobamientos, milagros y profecías.


Finalmente, después de una vida llena de trabajos y celestiales consuelos, en un éxtasis suavísimo entregó su alma al Señor a los cincuenta y nueve años de su edad. Era el 17 de abril de 1624.



Esteban Harding, Santo

Tercer abad de Cîster


En el actual Martirologio Romano su celebración es el 28 de marzo


Martirologio Romano: En el monasterio de Cister, en Borgoña (hoy Francia), san Esteban Harding, abad, que junto con otros monjes vino de Molesmes y, más tarde, estuvo al frente de este célebre cenobio, donde instituyó a los hermanos conversos, recibió a san Bernardo con treinta compañeros y fundó doce monasterios, que unió con el vínculo de la Carta de Caridad, para que no hubiese discordia alguna entre ellos, sino que los monjes actuasen con unidad de amor, de Regla y con costumbres similares (1134).

Etimológicamente: Esteban = Aquel que es laureado y victorioso, es de origen griego.



Nació en Sherborne en Dorsetshire, Inglaterra, a mediados del siglo XI; murió el 28 de Marzo de 1134.

Recibió su primera educación en el monasterio de Sherborne y más tarde estudió en París y Roma. Al regreso de esta última ciudad, se detuvo en el monasterio de Molesme y, quedó tan impresionado de la santidad de Roberto, el abad, que decidió unirse a esa comunidad. Aquí practicó grandes austeridades, llegó a ser uno de los principales partidarios de San Roberto y fue uno de los veintiún monjes que, por la autoridad de Hugo, arzobispo de Lyons, se retiró a Cîteaux para instituir una reforma en la nueva fundación en ese lugar.


Cuando San Roberto fue llamado nuevamente a Molesme (1099), Esteban llegó a ser prior de Cîteaux bajo Alberico, el nuevo abad. A la muerte de Alberico (1110), Esteban, que estaba ausente del monasterio en ese momento, fue electo abad. El número de monjes se había reducido mucho, dado que no habían ingresado nuevos miembros para reemplazar a los que habían fallecido.


Esteban, sin embargo, insistió en retener la estricta observancia instituida originalmente y, habiendo ofendido al Duque de Borgoña, gran promotor de Cîteaux, al prohibir a él y a su familia penetrar al claustro, se vio incluso forzado a pedir limosna de puerta en puerta.


Parecía que la fundación estaba condenada a morir cuando (1112) San Bernardo, con treinta compañeros, se unió a la comunidad. Esto resultó ser el inicio de una extraordinaria prosperidad. Al año siguiente Esteban fundó su primera colonia en La Ferté, y hasta antes de su muerte había establecido un total de trece monasterios.


Sus talentos como organizador eran excepcionales, instituyó el sistema de capítulos generales y visitas regulares para asegurar la uniformidad en todas sus fundaciones, redactó la famosa “Constitución o Carta dela Caridad”, una colección de estatutos para el gobierno de todos los monasterios unidos a Cîteaux, que fue aprobada por el Papa Calixto II en 1119.


En 1133 Esteban, ahora anciano, enfermo y casi ciego, renunció al puesto de abad, designando como su sucesor a Roberto de Monte, quién fue consecuentemente electo por los monjes. La elección del santo, sin embargo, resultó desafortunada y el nuevo abad retuvo el puesto sólo dos años.


Además de la “Constitución de la Caridad”, comúnmente se le atribuye la autoría del “Exordium Cisterciencis Cenobii” que, sin embargo, pudiera no ser suyo. Se conservan dos de sus sermones y también dos cartas (Nº 45 y 49) en el “Epp. S. Bernardi”.


Esteban fue sepultado en la tumba e Alberico, su predecesor, en el claustro de Cîteaux. La celebración de San Esteban ha sido movida de fecha con el tiempo, del 17 de abril al 16 de julio, luego al 26 de enero, fiesta de los santos Fundadores de la Orden Cisterciense: San Roberto, el beato Alberico y san Esteban. Finalmente, la reciente edición del "Martiriologio romano" muestra su celebración el 28 marzo, como ocasión del día de su muerte.



Clara Gambacorti, Beata

Martirologio Romano: En Pisa, de la Toscana, beata Clara Gambacorti, que, al perder aún muy joven a su esposo, aconsejada por santa Catalina de Siena fundó el monasterio de santo Domingo bajo una austera Regla y dirigió con prudencia y caridad a las hermanas, distinguiéndose por haber perdonado al asesino de su padre y de sus hermanos. ( 1419)

Etimológicamente: Clara = Aquella que esta limpia de pecado, es de origen latino.


Fecha de beatificación: Su culto fue confirmado en 1830 por el Papa Pío VIII.



La Beata Clara era hija de Pedro Gambacorti (o Gambacorta), quien llegó a ser prácticamente al amo de la República de Pisa.

Clara nació en 1362; su hermano, el Beato Pedro de Pisa, era siete años mayor que ella. Pensando en el futuro de su hijita, a la que la familia llamaba Dora, apócope de Teodora, su padre la comprometió a casarse con Simón de Massa, quien era un rico heredero, aunque la niña sólo tenía siete años. No obstante su corta edad, Dora solía quitarse, durante la misa, el anillo de esponsales y murmuraba: "Señor, Tú sabes que el único amor que yo quiero es el tuyo".


Cuando sus padres la enviaron, a los doce años de edad, a la casa de su esposo, ya había empezado la joven su vida de mortificación. Su suegra se mostró amable con ella; pero, cuando advirtió que era demasiado generosa con los pobres, le prohibió la entrada en la despensa de la casa.


Deseosa de practicar de algún modo la caridad, Dora se unió a un grupo de señoras que asistían a los enfermos y tomó a su cargo a una pobre mujer cancerosa. La vida de matrimonio de Dora duró muy poco tiempo; tanto ella como su esposo fueron víctimas de una epidemia, en la que su marido perdió la vida.


Como la beata era todavía muy joven, sus parientes intentaron casarla de nuevo, pero ella se opuso con toda la energía de sus quince años.


Una carta de Santa Catalina de Siena, a quien había conocido en Pisa, la animó en su resolución.


Dora se cortó los cabellos y distribuyó entre los pobres sus ricos vestidos, cosa que provocó la indignación de su suegra y de sus cuñadas. Después, con la ayuda de una de sus criadas, se las arregló para tramitar en secreto su entrada en la Orden de las Clarisas Pobres.


Cuando todo estuvo a punto, huyó de su casa al convento, donde recibió inmediatamente el hábito y tomó el nombre de Clara. Al día siguiente, sus hermanos se presentaron en el convento a buscarla; las religiosas, muy asustadas, la descolgaron por el muro hasta los brazos de sus hermanos, los cuales la condujeron a su casa.


Ahí estuvo Clara prisionera durante seis meses, pero ni el hambre, ni las amenazas consiguieron hacerla cambiar la resolución. Finalmente, Pedro Gambacorti se dio por vencido y no sólo permitió a su hija ingresar en el convento dominicano de la Santa Cruz, sino que prometió construir un nuevo convento.


Ahí conoció Clara a María Mancini, que era también viuda e iba a alcanzar un día el honor de los altares. Los escritos de Santa Catalina de Siena ejercieron profunda influencia en las dos religiosas, las cuales, en el nuevo convento, fundado por Gambacorti en 1382, consiguieron establecer la regla en todo el fervor de la primitiva observancia.


La Beata Clara fue primero subpriora y luego priora del convento, del que partieron en lo sucesivo muchas de las santas religiosas destinadas a difundir el movimiento de reforma en otras ciudades de Italia. Hasta el día de hoy, se llama en Italia a las religiosas de clausura de Santo Domingo "Las hermanas de Pisa". En el convento de la beata reinaban la oración, el trabajo manual y el estudio.


El director espiritual de Clara solía repetir a las religiosas: "No olvidéis nunca que en nuestra orden hay muy pocos santos que no hayan sido también sabios"


Clara tuvo que hacer frente, durante toda su vida, a las dificultades económicas, pues el convento exigía constantemente alteraciones y nuevos edificios. A pesar de ello, en una ocasión en que llegó a sus manos una cuantiosa suma que hubiese podido emplear en el convento, prefirió regalar para la fundación de un hospital.


Pero las virtudes en que más se distinguió fueron, sin duda, el sentido del deber y el espíritu de perdón, que practicó en grado heroico. Giacomo Appiano, a quien Gambacorti había ayudado siempre y en quien había puesto toda su confianza, le asesinó a traición, cuando éste se esforzaba por mantener la paz en la ciudad. Dos de sus hijos murieron también a manos de los partidarios del traidor. Otro de los hermanos de Clara, que consiguió escapar, llegó a pedir refugio en el convento de la beata, seguido de cerca por el enemigo; pero Clara, consciente de que su primer deber consistía en proteger a sus hijas contra la turba, se negó a introducirle en la clausura. Su hermano murió asesinado frente a la puerta del convento, y la impresión hizo que Clara enfermase gravemente.


Sin embargo, la beata perdonó tan de corazón a Appiano, que le pidió que le enviase un plato a su mesa para sellar el perdón, compartiendo su comida. Años más tarde, cuando la viuda y las hijas de Appiano se hallaban en la miseria, Clara las recibió en el convento.


La beata sufrió mucho hacia el fin de su vida. Recostada en su lecho de muerte, con los brazos extendidos, murmuraba: "Jesús mío, heme aquí en la cruz". Poco antes de morir, una radiante sonrisa iluminó su rostro, y la beata bendijo a sus hijas presentes y ausentes. Tenía, al morir, cincuenta y siete años. Era el 17 de abril de 1420.



Otros Santos y Beatos

Santos Pedro y Hermógenes, mártires

En Melitene, en Armenia, santos mártires Pedro, diácono, y Hermógenes, su coadjutor (c. s. IV).

San Inocencio, obispo

En Tortona, de la Liguria, san Inocencio, obispo (s. IV).


San Pantagato, obispo

En Vienne, en Burgundia, san Pantagato, obispo (540).


Santos Donnan, abad, junto con cincuenta y dos monjes, monjes y mártires

En la isla de Eigg, en las Hébridas interiores, frente a Escocia, san Donnan, abad, junto con cincuenta y dos monjes, que durante las celebraciones pascuales fueron degollados o quemados por unos piratas (617).


Beato Jacobo de Cerqueto, monje eremita presbítero

En Perugia, de la Umbría, beato Jacobo de Cerqueto, presbítero de la Orden de los Eremitas de San Agustín, que dio ejemplo asumiendo con alegría la enfermedad que le aquejaba (1367).



Robert de Chaise-Dieu, Santo

Martirologio Romano: En el monasterio de Chaise-Dieu, de la Alvernia, en Francia, san Roberto, abad, que, habiéndose retirado a este lugar para vivir como solitario, se le juntaron muchos hermanos, y con su predicación y ejemplo de vida reunió a un buen número de ellos . ( 1067)

También es conocido como: San Roberto de Turlande.


Etimológicamente: Roberto = Aquel que brilla por su fama, es de origen germánico.


Fecha de canonización: En el año 1351 por el Papa Clemente VI, antiguo abad de La-Chaise-Dieu, rubrica la canonización.



Fundador de la Abadía de Chaise-Dieu en Alvernia; nacio en Aurilac, Auvergne, aproximadamente en el año 1000; murió en Auvergne, en 1067.

Por el lado de ascendencia de su padre, perteneció a la familia de los Condes de Aurilac, de quienes se había originado San Geraud.


Estudió en Brioude cerca de la basílica de San Julián, en una escuela abierta para la nobleza de Auvergne, establecida por los cánones de la ciudad. Habiendo entrado en la comunidad, y habiendo sido ordenado sacerdote, Roberto se distinguió por su piedad, caridad, celo apostólico, elocuentes discursos y el don de los milagros. Durante cerca de cuarenta años, permaneció en Cluny para vivir bajo la norma de su compatriota también santo, Abbé Odilo.


Fue forzado a regresar a Brioude, y allí empezó un nuevo proyecto, para lo cual fue a Roma, para consultar con el Papa. Benedicto IX le animó a retirarse junto con dos compañeros al valle boscoso del sureste de Auvergne. Allí construyó una ermita, bajo el nombre de Chaise-Die (Casa de Dios).


Tuvo mucho renombre en sus virtudes y atrajo a un gran número de discípulos, fue obligado entonces a construir un monasterio, el cual fue colocado bajo la norma de San Benedicto (1050).


León IX construyó la Abadía de Chaise-Dieu, el cual llegó a ser uno de los emblemas del floreciente cristianismo.


A la muerte de Roberto, el 17 de abril de 1067, se tenían unos 300 monjes y se habían enviado multitudes al centro de Francia. Roberto también fundó una comunidad para mujeres en Lavadieu cerca de Brioude.


Por medio de la elevación del monje de Chaise-Dieu, Pierre Roger, al solio pontificio, bajo el nombre de Clemente IV, la abadía alcanzó el pináculo de su gloria.


El cuerpo de San Roberto se preservaba allí, fue quemado por los hugonotes durante las guerras religiosas. Su trabajo fue destruido por la Revolución Francesa, pero hay restos que quedan para admiración de los turistas, tales como la iglesia devastada, la tumba de Clemente VI, y la torre clementina.



Domingo de Ramos, Fiesta

El Domingo de Ramos abre solemnemente la Semana Santa, con el recuerdo de las Palmas y de la pasión, de la entrada de Jesús en Jerusalén y la liturgia de la palabra que evoca la Pasión del Señor en el Evangelio de San Marcos.

En este día, se entrecruzan las dos tradiciones litúrgicas que han dado origen a esta celebración: la alegre, multitudinaria, festiva liturgia de la iglesia madre de la ciudad santa, que se convierte en mimesis, imitación de los que Jesús hizo en Jerusalén, y la austera memoria - anamnesis - de la pasión que marcaba la liturgia de Roma. Liturgia de Jerusalén y de Roma, juntas en nuestra celebración. Con una evocación que no puede dejar de ser actualizada.


Vamos con el pensamiento a Jerusalén, subimos al Monte de los olivos para recalar en la capilla de Betfagé, que nos recuerda el gesto de Jesús, gesto profético, que entra como Rey pacífico, Mesías aclamado primero y condenado después, para cumplir en todo las profecías. .


Por un momento la gente revivió la esperanza de tener ya consigo, de forma abierta y sin subterfugios aquel que venía en el nombre del Señor. Al menos así lo entendieron los más sencillos, los discípulos y gente que acompañó a Jesús, como un Rey.


San Lucas no habla de olivos ni palmas, sino de gente que iba alfombrando el camino con sus vestidos, como se recibe a un Rey, gente que gritaba: "Bendito el que viene como Rey en nombre del Señor. Paz en el cielo y gloria en lo alto".


Palabras con una extraña evocación de las mismas que anunciaron el nacimiento del Señor en Belén a los más humildes. Jerusalén, desde el siglo IV, en el esplendor de su vida litúrgica celebraba este momento con una procesión multitudinaria. Y la cosa gustó tanto a los peregrinos que occidente dejó plasmada en esta procesión de ramos una de las más bellas celebraciones de la Semana Santa.


Con la liturgia de Roma, por otro lado, entramos en la Pasión y anticipamos la proclamación del misterio, con un gran contraste entre el camino triunfante del Cristo del Domingo de Ramos y el Viacrucis de los días santos.


Sin embargo, son las últimas palabras de Jesús en el madero la nueva semilla que debe empujar el remo evangelizador de la Iglesia en el mundo.


"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". Este es el evangelio, esta la nueva noticia, el contenido de la nueva evangelización. Desde una paradoja este mundo que parece tan autónomo, necesita que se le anuncie el misterio de la debilidad de nuestro Dios en la que se demuestra el culmen de su amor. Como lo anunciaron los primeros cristianos con estas narraciones largas y detallistas de la pasión de Jesús.


Era el anuncio del amor de un Dios que baja con nosotros hasta el abismo de lo que no tiene sentido, del pecado y de la muerte, del absurdo grito de Jesús en su abandono y en su confianza extrema. Era un anuncio al mundo pagano tanto más realista cuanto con él se podía medir la fuerza de la Resurrección.


La liturgia de las palmas anticipa en este domingo, llamado pascua florida, el triunfo de la resurrección; mientras que la lectura de la Pasión nos invita a entrar conscientemente en la Semana Santa de la Pasión gloriosa y amorosa de Cristo el Señor.


Visita también nuestro Especial de Semana Santa



Hoy la Iglesia celebra el Jueves Santo



La Santa Cena. Autor: Juan de Juanes


La Santa Cena. Autor: Juan de Juanes



LIMA, 17 Abr. 14 / 12:02 am (ACI/EWTN Noticias ).- Hoy la Iglesia Universal celebra el Jueves Santo en la Semana Santa que es la fiesta más importante del año litúrgico. El Triduo Pascual sigue al tiempo de Cuaresma y se prolonga en la alegría de los cincuenta días del Tiempo Pascual.


En el Jueves Santo se actualiza la Última Cena, el Lavatorio de los pies, la institución de la Eucaristía y del Sacerdocio, y la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní.


Es en este día que los presbíteros participan junto a su Obispo en las Catedrales de cada diócesis en la Misa Crismal, donde se bendice los santos óleos que serán utilizados en la celebración del sacramento del Bautismo, Confirmación, Orden Sacerdotal y Unción de los Enfermos.


Este día por la noche y el viernes por la mañana, los fieles también realizan la tradicional visita a las siete iglesias.


Para más información de este día a: http://ift.tt/1nyZVhD


Etiquetas: Semana Santa, Jueves Santo



Lavatorio de los pies

Del santo Evangelio según san Juan 13, 1-15

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle, sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido. Llega a Simón Pedro; éste le dice: «Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?» Jesús le respondió: «Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora: lo comprenderás más tarde». Le dice Pedro: «No me lavarás los pies jamás». Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tienes parte conmigo». Le dice Simón Pedro: «Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza». Jesús le dice: «El que se ha bañado, no necesita lavarse; está del todo limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos». Sabía quién le iba a entregar, y por eso dijo: «No estáis limpios todos». Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros.


Oración introductoria


Ven, Espíritu Santo, dame tu luz para comprender que el amor, para que realmente sea amor, tiene que concretarse en obras. ¡Tengo tanto que aprender de ti, Señor! Creo, espero y te amo tanto que quiero, con tu gracia, llegar a ser otro Cristo para los demás.


Petición


Señor, ayúdame a vivir desde hoy con una actitud de servicio y disponibilidad.


Meditación del Papa Francisco


Servir. ¿Qué quiere decir esto? Servir significa dar cabida a la persona que llega, con cuidado; significa agacharse hasta quien tiene necesidad y tenderle la mano, sin cálculos, sin miedo, con ternura y comprensión, así como Jesús se inclinó para lavar los pies de los apóstoles. Servir significa trabajar al lado de los más necesitados, estableciendo con ellos en primer lugar relaciones humanas, de cercanía, vínculos de solidaridad. Solidaridad, esta palabra que da miedo al mundo más desarrollado. Tratan de no decirla. Es casi un insulto para ellos. ¡Pero es nuestra palabra! Servir significa reconocer y acoger las exigencias de justicia, de esperanza y buscar juntos las vías, los caminos concretos de liberación.

Los pobres son también maestros privilegiados de nuestro conocimiento de Dios; su fragilidad y sencillez ponen al descubierto nuestros egoísmos, nuestras falsas certezas, nuestras pretensiones de autosuficiencia y nos guían a la experiencia de la cercanía y de la ternura de Dios, para recibir en nuestra vida su amor, la misericordia del Padre que, con discreción y paciente confianza, cuida de nosotros, de todos nosotros. (S.S. Francisco, 10 de septiembre de 2013).


Reflexión


Si viéramos a algún presidente servirnos la mesa como uno de nuestra servidumbre nos pasmaríamos de seguro por su acción; y si tenemos buen corazón lo admiraríamos: "¡cómo se ha humillado! ¡Qué ejemplo!" Sin embargo estas cosas no suelen pasar entre los poderosos de este mundo. Cristo, en cambio se humilló como un esclavo.


Dice san Juan: "Habiendo amados a los suyos, los amó hasta el extremo". El Amor hecho carne está lejos de ser una especie de demagogo y fariseo que sólo dice y nada hace o hace lo contrario de lo que dice. Cristo vino con toda su vida a predicarnos el amor. Y nos lo predicó con la palabra y sobre todo con su testimonio. Él que era la Palabra del Padre tenía que decirnos su Palabra con su vida. Por eso no tardó en demostrar el amor sirviendo. Sí, sirviendo. Porque amar de verdad es estar sirviendo al otro, totalmente donado al otro. El oficio de esclavo mandaba lavar los pies a los invitados a un banquete. Cristo asume ese oficio. Por eso Pedro se escandaliza de lo que hace su Maestro: "Tú no me lavarás los pies a mí". No porque no quisiera una merced tan grande del Señor sino porque no aguantaba verle hacer "eso" tan humillante. Pero entiende bien el fondo del asunto. Cristo ha hablado del amor. Si no le lava los pies no tendrá parte con Él. Nada más fuera de las intenciones de Pedro. "Hasta la cabeza me puedes lavar".


Es ahora cuando Jesús les enseña que amar no es un estado emotivo, ni un sentimiento para con algunos o una idea hermosa en la cabeza. Es donarse efectivamente. De este modo, lavarnos los pies equivale a vivir en el amor, sirviendo uno al otro con total desinterés. Nada tenía que darnos Cristo. No sólo se habrá de humillar de esta manera. Se dará como Alimento en la Eucaristía y como Víctima por nuestros pecados en la cruz.


Si para alguien el amor es una palabra hueca, que mire a Cristo. Allí comprenderá qué signifique amar de verdad.


Propósito


Acercarme al sacramento de la reconciliación (confesión) para vivir plenamente el Triduo Pascual.


Diálogo con Cristo


Gracias, Señor, por mostrarme el camino que debo seguir. La gracia me la ofreces en la Eucaristía, el eje alrededor del cual debe girar toda mi existencia, pero para poder recibirte sacramentalmente, necesito primero lavarme, limpiar mi vida de todo lo que te ofende, porque aunque sé que nunca seré digno, tengo la seguridad que con la absolución de uno de tus sacerdotes, mi alma quedará lista para recibirte.




Explicación de la Semana Santa, Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo, Domingo de Resurrección, Recursos, Semana Santa para niños y mucho más. Especial de Semana Santa


Cómo alcanzar la indulgencia plenaria en el Triduo Pascual.

El Santo Triduo Pascual y la Indulgencia Plenaria




Material Pastoral para Jueves Santo


Un valioso material para el Sábado Santo en el que encontrará, las celebraciones litúrgicas y material pastoral muy útil para vivir los dias santos en su comunidad parroquial, cristiana o en familia.


Empieza a rezar la Novena a la Divina Misericordia. cuya fiesta se celebra el domingo siguiente a la Resurrección.


Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia


"En nuestros tiempos, muchos son los fieles cristianos de todo el mundo que desean exaltar esa misericordia divina en el culto sagrado y de manera especial en la celebración del misterio pascual, en el que resplandece de manera sublime la bondad de Dios para con todos los hombres.


Acogiendo pues tales deseos, el Sumo Pontífice Juan Pablo II se ha dignado disponer que en el Misal Romano, tras el título del Segundo Domingo de Pascua, se añada la denominación "o de la Divina Misericordia" ..... " (Fragmento del Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de 5 de mayo de 2000.


Indulgencias en el Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia


"Se concede la indulgencia plenaria, con las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice) al fiel que, en el domingo segundo de Pascua, llamado de la Misericordia divina, en cualquier iglesia u oratorio, con espíritu totalmente alejado del afecto a todo pecado, incluso venial, participe en actos de piedad realizados en honor de la Misericordia divina, o al menos rece, en presencia del santísimo sacramento de la Eucaristía, públicamente expuesto o conservado en el Sagrario, el Padrenuestro y el Credo, añadiendo una invocación piadosa al Señor Jesús misericordioso (por ejemplo, "Jesús misericordioso, confío en ti")".



Secretaria de Salud de Estados Unidos renuncia en medio de críticas por Obamacare

Enviado por Victorino Alvarez Tena el miércoles, 16 de abril de 2014 | 21:51



Kathleen Sebelius Foto: U.S. Department Of Health & Human Services


Kathleen Sebelius Foto: U.S. Department Of Health & Human Services



WASHINGTON D.C., 16 Abr. 14 / 08:05 pm (ACI/EWTN Noticias ).- La Secretaria de Servicios Humanos y de Salud, Kathleen Sebelius, presentó su renuncia luego de meses de críticas en contra de la Ley de Cuidado de Salud Asequible también conocida como Obamacare.


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo oficial la renuncia de Sebelius el 11 de abril, reconociéndola como “una defensora incansable de la salud de la mujer”.


Sin embargo, la diputada Diane Black (Tennessee), co-patrocinadora de un proyecto de ley que clarifique las ambigüedades sobre el aborto encontradas en la Ley de Cuidado de Salud Asequible, criticó el ejercicio de Sebelius.


Black indicó que el controvertido mandato federal de anticoncepción y aborto fue emitido bajo la administración de Sebelius y que “obliga a quienes defienden sus principios escoger entre pagar una enorme multa que arruinaría sus negocios o renunciar a una cobertura de salud para todos sus empleados”.


Sebelius, que se declara católica pero está a favor del aborto, fue responsable de la aplicación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible y, en los últimos meses, ha sido criticada por los problemas que han surgido en los intercambios de seguros de salud estatales y problemas técnicos que afectan el sitio web HealthCare.gov.


Asimismo, Sebelius ha sido el rostro del mandato federal de anticoncepción y aborto, orden emitida bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible. El mandato obliga a los trabajadores ofrecer planes de seguros de salud que incluyen cobertura de métodos anticonceptivos, esterilización y ciertos medicamentos que pueden causar aborto precoz.


Los críticos apuntan a que el decreto no respeta la libertad religiosa de los trabajadores y, hasta la fecha, se han interpuesto más de 300 demandas en contra Sebelius y su administración.


Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Obama, mandato abortista, No al Aborto, Anticonceptivo



Las noticias más importantes: 16 de abril


LIMA, 16 Abr. 14 / 06:15 pm (ACI ).- ACI Prensa presenta un video con las noticias más importantes de hoy, 16 de abril de 2014, en el que podrá repasar rápidamente las noticias más importantes del día.


Este recurso puede ser insertado en su sitio web, a través del sistema de YouTube.


A través del siguiente enlace, usted podrá insertar el playlist de nuestro canal de ACI Prensa TV en Youtube, que se actualiza con el informativo diario:


Etiquetas: Internet, ACI Prensa



De Ben-Hur a La Pasión de Cristo: 10 películas para Semana Santa



Ben Hur y La Pasión de Cristo


Ben Hur y La Pasión de Cristo



MADRID, 16 Abr. 14 / 06:07 pm (ACI/Europa Press ).- No están todas las que son... pero sí son todas las que están. Péplum añejo, superproducciones épicas, cine de autor e incluso algún título de animación. Aquí les dejamos diez variopintas apuestas seguras para vivir una Semana Santa de cine.


BEN-HUR (1959)


El primer puesto de nuestra lista es para un clásico básico. William Wyler firmó una épica superproducción protagonizada por Charlton Heston, Stephen Boyd y Jack Hawkins que se alzó con nada más y nada menos que once premios Oscar. Una historia de dos viejos amigos enfrentados en la que nunca se llega a mostrar el rostro de Jesucristo, aunque su presencia marcará toda la vida de Judá Ben-Hur.


JESUS DE NAZARET (1977)


Aunque se trata de una miniserie de televisión y no una película, la obra de Franco Zeffirelli es quizás el mejor relato global del nacimiento, vida y muerte de Jesucristo. Robert Powell encabezó un reparto de muchos quilates que contó con nombres como los de Anthony Quinn, Laurence Olivier, Claudia Cardinale, James Earl Jones, Fernando Rey, Christopher Plummer o Ian Holm.


LOS 10 MANDAMIENTOS (1956)


Charlton Heston vuelve a aparecer en las primeras posiciones de nuestro ranking con la adaptación del pasaje de Moisés y Los Diez Mandamientos que dirigió el legendario Cecil B. DeMille. Una colosal superproducción de proporciones bíblicas: casi cuatro horas de duración.


BARRABÁS (1962)


La película dirigida por Richard Fleischer nos muestra cómo fue la vida de Barrabás, el indultado por Poncio Pilato, después de la muerte de Jesucristo. Otra superproducción bíblica de los sesenta basada en la novela del premio nobel Pär Lagerkvist y protagonizada por Anthony Quinn como el criminal indultado y atormentado.


LAS SANDALIAS DEL PESCADOR (1968)


Anthony Quinn es también el protagonista del siguiente título en nuestra lista: Las sandalias del pescador. Una cinta dirigida por Michael Anderson y basada en la novela de Morris West en la que Quinn da vida a Kiril Lakota, un Arzobispo ucraniano que en plena Guerra Fría viaja desde un gulags de Siberia hasta el Vaticano.


REY DE REYES (1961)


Jeffrey Hunter se metió en la piel de Jesucristo en esta superproducción bíblica dirigida por Nicholas Ray. Una cinta colosal sobre la historia de Jesús de más de dos horas y media de duración y que cuenta con una aportación española: Carmen Sevilla encarnando a María Magdalena.


MARCELINO PAN Y VINO (1954)


Pero la gran aportación patria a la lista nos llega de la mano de Ladislao Vajda y su drama costumbrista que relata la historia de un niño huérfano que se hace amigo del Cristo que hay colgado en la pared. Un clásico del cine religioso que ha pasado de generación en generación poblando las parrillas de televisión en estas fechas (y en Navidad) que se llevó el Oso de Plata en el Festival de Berlín.


EL PRÍNCIPE DE EGIPTO (1998)


La Semana Santa es también un tiempo de vacaciones en el que no podemos olvidarnos de los más pequeños. Pensando en ellos incluimos en la lista El príncipe de Egipto, la historia de Moisés que fue la primera película de animación tradicional producida y distribuida por Dreamworks, la productora creada por Steven Spielberg.


EL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (1964)


El siempre interesante Pier Paolo Pasolini nos presentó la vida de Jesucristo en clave neorrealista en esta muy particular adaptación de los textos bíblicos. La película, protagonizada por Enrique Irazoqui como Jesucristo, logró tres nominaciones a los Oscar y se hizo con el Premio especial del jurado del Festival de Venecia.


LA PASIÓN DE CRISTO (2004)


La más descarnada adaptación de los últimos días de Jesucristo nos la presentó Mel Gibson en la cinta protagonizada por Jim Caviezel como Cristo y Monica Bellucci como María Magdalena. Rodada en latín y en arameo, y proyectada en todo el mundo en versión original por deseo del director, la película despertó no poca polémica por la crudeza de sus imágenes.


Etiquetas: Cine, Semana Santa, La Pasión de Cristo



Cardenal Urosa: Venezuela necesita una ley de amnistía



Cardenal Jorge Urosa. Foto: Queniqueo / Wikimedia Commons (CC-BY-SA-3.0)


Cardenal Jorge Urosa. Foto: Queniqueo / Wikimedia Commons (CC-BY-SA-3.0)



CARACAS, 16 Abr. 14 / 05:10 pm (ACI/EWTN Noticias ).- El Arzobispo de Caracas (Venezuela), Cardenal Jorge Urosa Savino, afirmó que el país necesita una ley de amnistía, por ello criticó que el Gobierno rechazara el proyecto presentado por la Mesa de Unidad Democrática (MUD), a la vez que abogó por los alcaldes Daniel Ceballos, Enzo Scarano y al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, encarcelados por el régimen desde que se iniciaron las protestas en febrero.


"No conozco el proyecto pero me parece que si es necesario que haya en el país una Ley de Amnistía que resuelva la situación de muchos presos que están en condiciones terribles", expresó este miércoles a la prensa antes de entrar a la Basílica de Santa Teresa para oficiar la Misa en honor al Nazareno de San Pablo.


Asimismo, dijo que no entiende por qué el Gobierno mantiene “incomunicados a los alcaldes” Daniel Ceballos (San Cristóbal) y Enzo Scarano (San Diego), así como al líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. “Me parece que una Ley de Amnistía sería positiva para todo el país”, reiteró.


El Arzobispo recordó que “este diálogo es algo que se venía pidiendo desde hace tiempo y es un camino para resolver los problemas que tenemos, especialmente para que se resuelva la violencia que ha ensombrecido la vida del país en las últimas semanas".


"Soy gran creyente del diálogo y apoyo todo lo que se haga en esa línea. Diálogo significa buscar encuentros, coincidencias, deponer actitudes intransigente y en ese sentido hay que seguir avanzando", añadió el Cardenal.


Posteriormente, durante su homilía, el Arzobispo pidió orar por “los más de cuarenta personas fallecidas y muchos heridos y detenidos” durante las protestas.


El Purpurado recordó los mensajes de los obispos venezolanos donde rechazan la violencia, venga de donde venga, reivindican “el derecho de los estudiantes y del pueblo en general a la protesta pacífica, llamamos al Gobierno a respetar los derechos de los ciudadanos a manifestar, y le pedimos que atienda las exigencias de quienes protestan y resuelva los problemas que están en la raíz de las mismas”.


En ese sentido, dijo que al Episcopado le “complace que ya se esté dando ese diálogo, y le pedimos a Dios que tenga resultados positivos para todos los venezolanos”.


El Arzobispo señaló que “independientemente de la simpatía política de cada uno, es necesario que los católicos desterremos de nuestros corazones el odio, el rencor, la venganza. Es preciso que, manteniendo la defensa de nuestros derechos, los venezolanos saquemos de nuestros corazones el odio y el rencor, y vivamos de verdad en el amor”.


“¡No a la violencia! Todos debemos cumplir con nuestros deberes cívicos de acuerdo a nuestra conciencia, pero teniendo en cuenta que nadie, partidario del Gobierno o de la oposición, tiene derecho a insultar, odiar o causar daño alguno, material, moral, o físico, y mucho menos, a matar a otro venezolano”, expresó.


Finalmente, pidió que “en esta Semana Santa busquemos a Dios, fuente de la auténtica felicidad. Renovemos nuestra Fe católica, fortalezcamos nuestro amor a Dios, y crezcamos en el amor al prójimo Acerquémonos al Señor recibiendo los santos sacramentos de la Reconciliación o penitencia y la Sagrada Comunión”.


Etiquetas: Cardenal Jorge Urosa, Venezuela, violencia, Paz, Iglesia en Venezuela, Semana Santa, Obispos de Venezuela



[VIDEO] Sor Cristina vence “batalla” de The Voice Italia con derroche de talento y carisma


ROMA, 16 Abr. 14 / 04:26 pm (ACI ).- En un programa difundido esta noche, Sor Cristina Scuccia, la famosa religiosa ursulina que sorprendió a todos en The Voice Italia, avanzó a la próxima etapa de la popular competencia de canto al superar a su rival en la fase de batallas.


La producción de The Voice -siguiendo el procedimiento de la franquicia televisiva- decidió que Sor Cristina compitiera por el pase a la fase de conciertos contra la cantante Luna Palumbo interpretando a dúo la canción “Girls just wanna have fun” que popularizó la cantante estadounidense Cindy Lauper en la década de los ‘80s.


De esta manera, la religiosa superó la fase más complicada de la competencia pues no podía elegir el tema que interpretaría. A partir de su próxima participación podrá definir su propio repertorio.


La cadena de televisión italiana RAI 2 que transmite el show decidió mostrar la batalla grabada semanas atrás en la edición de esta noche. En el programa se vio que desde los ensayos, la religiosa cautivó por su “alegría y libertad” para enfrentar las exigencias del programa.


Al finalizar la canción, que fue seguida de pie por el público en el estudio y las religiosas de la comunidad de Sor Cristina, los presentes estallaron en aplausos para la religiosa de 25 años y corearon “Sorella, sorella!” (¡hermana, hermana!).


Los jurados Raffaela Carrá, Noemí, Piero Pelú y J-Ax destacaron la extraordinaria energía y naturalidad de la religiosa. Luego del análisis de las interpretaciones, el último decidió que la ganadora de la batalla era la joven religiosa siciliana.


Hace unos días, Sor Cristina dijo en una entrevista con la agencia italiana ANSA estar sorprendida por la atención del público hacia su participación y los más de 43 millones de vistas del primer video en The Voice.


“Me han llegado continuamente mensajes de agradecimiento de muchas personas que se han acercado a la oración o que se sienten acogidas por una Iglesia madre lista para abrazar a todos”, añadió.


Sor Cristina cuenta que algunas cosas en su vida cotidiana han cambiado luego de participar en el programa: “ahora las personas se me acercan en la calle y me agradecen por la alegría que he transmitido con mi participación, pero en esencia mi vida no ha cambiado mucho en mi comunidad religiosa en la que todos me sostienen y me acompañan en este camino”.


J-Ax, el cantante que tiene en su grupo a Sor Cristina, comenta que ya evalúan la posibilidad de grabar un disco con la religiosa cuyos fondos podrían servir para construir un hospital.


“No quiero un euro (…) pero estudiamos un proyecto. Con el dinero de su disco construiríamos un hospital”, indicó.


J-Ax dice además que se ha convertido en “protector” de Sor Cristina y le ha asignado un guardaespaldas para evitar el asedio de la prensa y que la religiosa, ahora embarcada en este programa, pueda continuar con su vida en el convento.


Etiquetas: Italia, Religiosas, The Voice, La Voz, Sor Cristina



El Papa Francisco llama por teléfono a Benedicto XVI por su cumpleaños 87



Benedicto XVI y el Papa Francisco (Foto ACI Prensa)


Benedicto XVI y el Papa Francisco (Foto ACI Prensa)



VATICANO, 16 Abr. 14 / 12:58 pm (ACI/Europa Press ).- El Papa Francisco ha felicitado este Miércoles Santo a Benedicto XVI por su 87 cumpleaños con una llamada telefónica, según ha indicado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Padre Federico Lombardi.


Según el Padre Lombardi, el Pontífice ha asegurado a su predecesor que ha rezado por él, particularmente, este miércoles durante la Misa en la Casa Santa Marta.


Además, ha informado de que Benedicto XVI ha decidido que la jornada transcurriera en el habitual clima de recogimiento y oración, sin ninguna forma especial de celebración, al coincidir con la Semana Santa.


Etiquetas: Benedicto XVI, Papa Francisco, Anécdotas del Papa Francisco



Minutos para Dios

Google+ Seguidores

Google+ Badge

Cristo te llama - Radio Catolica

Lo más leído

Rome Reports

La Diócesis en imágenes

www.flickr.com
Imagenes de la Diocesis de Celaya Ir a la Galeria de Diocesis de Celaya

CoDiPaC

Este espacio es atendido por la Comisión Diocesana para la Pastoral de la Comunicación (CoDiPaC) de la Diócesis de Celaya. Responsable de la publicación: Pbro. José de Jesús Palacios Torres
 
Soporte : Diocesis de Celaya | Casa de Ejercicios | Cristo te llama
Copyright © 2014. Diócesis de Celaya - Todos los Derechos Reservados
Sitio creado por OFS Publicado por Pastoral para la Comunicacion
Accionado por Diocesis de Celaya